Entrevista a Boris Cyrulnik

Gracias a nuestros amigos de “Els Monstres de ca meva” (Los Monstruos de mi casa)” tenemos esta imprescindible entrevista con Boris Cyrulnik.

Boris Cyrulnik. Neurólogo, psiquiatra y psicoanalista. Profesor en la Universidad de Var y responsable del grupo de investigación de psicología clínica en el hospital de Toulon, en Francia. Autor del libro “Los patitos feos” y experto en el fenómeno de la resiliencia.

Enlace para ver la entrevista

Vídeo “Cuidado Madre Canguro”- Nathalie Charpak – 12/4/09

Enlace al Vídeo Cuidado Madre CANGURO – Nathalie Charpak – 12/4/09 –

¿Quién es Nathalie Charpak?

Nathalie Charpak es pediatra por la Universidad de París. Desde1994 preside la Fundación Canguro (www.kangaroo.javeriana.edu.co), una entidad sin fines de lucro cuyo mayor objetivo es humanizar la neonatología con programas para que los profesionales de la salud de todo el mundo puedan aplicar este método tan saludable y natural. Diversas ONG, instituciones y compañías privadas de países como Suecia, Francia y Estados Unidos han brindado su apoyo al Programa Madre Canguro y a la Fundación durante estos diez años de intenso trabajo.

PDF-MMC NATHALIE CHARPAK

Lo que “el Sr. que vende libros” nunca explica…

Quienes me conocen o han ido a alguna de mis charlas saben de quién hablo… Un señor que tiene como carta de presentación haber escrito el libro sobre sueño infantil más vendido en España… Que digo yo, que su “éxito” es la prueba más evidente de que lo que predica es una mentira:

Él asegura que los bebés han de dormir mínimo 8 horas seguidas, que todos los bebés normales lo hacen y que los que no lo hacen sufrirán grandes trastornos…. entonces… ¿cómo es que que vende tantos libros?? Porque digo yo que nadie pide una receta y compra una medicina que no necesito… O sea que si tantas familias recurren al metodito es precisamente porque la inmensa mayoría de los bebés, bebés y niños ABSOLUTAMENTE NORMALES, no duermen 8 horas seguidas solitos en sus cunas en una habitación aparte.

Es como si ahora yo dijera que los bebés que se hacen pis en el pañal tienen un problema neurológico grave y que yo he inventado la solución y la expongo en un libro… evidentemente el 100% de los padres que me oigan son clientes potenciales… así funciona el marketing del señor que vende libros: presentar como patológico algo puramente fisiológico.

Hay muchas cosas que no me gustan nada de este “experto” que no lo es sino en hacer creer a los padres que sus hijos no crecerán si no consiguen que duerman solos (aun a costa de llorar desconsolados mientras no entienden por qué no les atendemos). Pero ahora me gustaría centrarme en la parte “médica”. Como él es pediatra, es al menos chocante, que no argumente con términos científicos sobre el desarrollo y el comportamiento del cerebro del bebé. Yo no soy profesional de la salud y sé lo que es el cortisol y el neocórtex….. claro que yo no compro su libro… Lo sé porque me he informado por otras vías, otros médicos e investigadores serios y fiables.

Por eso, porque este señor nunca le explica a los padres cómo funciona el cerebro del bebé y las consecuencias de dejarles llorar y de darles poca atención… os pongo este vídeo y enlaces relacionados.

Y a los padres noveles (y a los no tanto) un consejo: “Si tu instinto te dice que algo no es bueno para tu hijo… seguramente no lo sea…” .

Si aplicando ese metodito llora el hijo y lloran los padres… ¿quién gana? . Al final sólo es bueno para el señor que vende libros, que se está haciendo rico a costa del sufrimiento de los más débiles.

Al final podríamos resumirlo en: “no le hagas a tu hijo lo que no querrías que te hicieran a ti” o en positivo, como lo expresó un Personaje extraordinariamente sabio hace casi 2000 años: “Haz a otros lo que quieras que te hagan a ti” (Mateo 7:12)

Entradas relacionadas del Blog:

“El cerebro del Bebé”- Sue Gerhardt

Estrés en la infancia. Por Linda Folden Palmer

La Química del Apego- Linda F. Palmer

Neuropsicología y Lactancia-Cristina Silvente

Declaracion sobre el llanto de los bebés

Reflexiones sobre el método Estivill. María Paula Cavanna

Reflexiones sobre el método Estivill. Rosa Jové

Artículo médico a tener en cuenta:

Experiencias Vinculares Tempranas

“Madres y Bebés” en “Redes” programa de Punset en TVE

Ahora mismo en la 2 de TVE se emite el programa “Madres y Bebés” donde Punset  entrevista a Vivette Glover , psicóloga perinatal, que nos explica cómo el estrés, materno influye en el bebé en el útero.

Explica el papel del cortisol en el desarrollo del bebé.

Ver el programa aquí

Más sobre el tema:

Artículo en inglés

“Manos Unidas en favor de la Vida”-Elena Szegedy

No olvidarnos que el nacimiento es un acto de nuestra sexualidad, no un acto médico. Que no es una enfermedad. Al atender a una embarazada o acompañar a un parto pensamos en las sensaciones  y sentimientos de la madre, “El eternamente olvidado es el niño”.

SITUACIONES FISIOLÓGICAS

Embarazo

Comenzaremos analizando la situación del BEBINO

Feto: (actualmente nació un neologismo, mucho más estético que lo nombra BEBINO, de BEBE INTRAUTERINO, feto en nuestro simbolismo es algo feo, torpe, inacabado, aun desechable)

  • Inmerso en su océano amniótico, el L.A., (liquido amniótico), le sirve para amortiguar golpes o presiones sobre el abdomen materno y proporcionarle un estado de ingravidez, para que en ése pequeño espacio pueda tener la posibilidad de movimientos y con ellos la construcción de habilidades y destrezas psicomotrices.
  • Desde las 18 semanas ya tiene instalado el equipo para sentir dolor, pero no los neuroinhibidores del mismo, en un aborto de un bebino de más de 18 semanas, siente más dolor que nosotros.
  • Desde mediados del embarazo ya tiene puestos en marcha todos sus sentidos:

· Olfato

· Gusto

· Audición, tanto por la vía acústica, como por la vibrátil, lo que le permite junto con el ritmo cardíaco de su madre y su voz poder reconocerla. No sólo escucha, también discrimina los sonidos y la entonación, y en esta posibilidad de comunicarse va aprendiendo que existen distintos estado de ánimo, que lo afectan. Éste es el sentido que desde el interior materno lo comunica con el exterior, el que le hace saber, que no está solo, que hay algo más…….

Más es, los estudios científicos demuestran que es capaz de oír en su medio acuático; ….se comprobó que las palabras pronunciadas en el exterior, le resultaban parcialmente comprensibles…sin ninguna duda3, luego tiene desarrollados todos los sentidos, quizá los instintos…, y sí nuestras capacidades de percepción4. El vientre de la madre no es el mundo del silencio….Tal vez esté al acecho del más insignificante de nuestros mensajes5. Cuando hay mucho ruido externo, se ha comprobado por ecografía le molesta y se tapa los oídos con sus manitos.

Estos tres sentidos le permiten registrar intrauterinamente a su mamá, es por ello que se confirma lo que la psicología dice: “Los niños adoptados saben que lo son, aunque no se les haya dicho nada al respecto”, es evidente que es un conocimiento inconsciente, ellos dentro del cuerpo materno alcanzan sus primeros conocimientos, que no pierden, pero que no re-encuentran después de nacidos, cuando son entregados en adopción, en el fondo de su ser queda éste saber. Sigue leyendo

Sueño Infantil

Uno de los temas que más preocupa a los padres junto a la alimentación del bebé es el tema del sueño… Tanto es así que aparecen supuestos “expertos” dando consejos para conseguir que lo bebés duerman “toda la noche”… ¿Es esto posible? ¿Tienen nuestros hijos un problema real del sueño? ¿ O más bien tenemos nosotros un problema al pretender que ellos se amolden a lo que más nos conviene a nosotros???

El tiempo nos ha dado la razón cuando decimos que intentar poner horarios y controlar la lactancia suele resultar en fracaso… Pues algo parecido sucede con el tema del sueño infantil… Podemos comprender cómo duermen los bebés o cerrar los ojos a sus necesidades e intentar por todos los medios que “no molesten” mientras nosotros descansamos…

Por otro lado, es curioso como a los padres que optamos por el colecho (compartir la cama el bebé con uno o ambos padres) todo el mundo se ve en la libertad de criticarnos… Oímos comentarios como: “Nunca lo vas a sacar de ahí” “Es malo para su desarrollo” “Va a arruinar vuestra vida de pareja” “No es sano”…  y uno que me hace mucha gracia. “¿Qué te dice el pediatra de que duerma con vosotros???” Como si al pediatra le importara cómo dormimos en mi casa… del mismo modo que a mi doctora de familia no le importa si mi marido yo dormimos en cama de matrimonio o en camas separadas o en casas distintas… Pero esto es otra prueba más de que estamos dejando la crianza de nuestros hijos en manos de profesionales… de la enfermedad… porque algunos no se merecen ser llamados profesionales de la salud…

Si te apetece dormir junto a  tu hijo: ¡adelante!, si te resulta más cómodo tenerlo en una cama o cuna separada de tu cama y levantarte a atenderlo: ¡adelante! … Cada familia ha de encontrar cuál es la solución más adecuada en su caso… eso sí… teniendo en cuenta las necesidades del más indefenso…

A continuación tenéis una recopilación de textos sobre este tema que espero os sirvan para ver la realidad de este tema… por mucho que intente el señor que vende libros y sale en la Tv hacernos ver otra cosa… Iré añadiendo más textos y enlaces sobre este tema que quedará en la página con este mismo nombre “Sueño Infantil” en la parte superior del Blog.

Sueño infantil. Declaración sobre el llanto de los bebés

Colecho

Margot Sunderland-Colecho hasta los 5 años

Colecho-Recopilación de El Club de la TEta

Cuando el bebé llora de noche-Varios expertos

CUATRO VERDADES ACERCA DEL SUEÑO DE LOS BEBÉS

El llanto infantil y el cerebro.

La Cama Familiar-LLL (Aguascalientes-México)

¿Existe el Insomnio infantil? Meredih Small

Estrés en la Infancia-Linda Folden Palmer


Los bebés llevan escritos en los genes dormir en presencia de los padres

El Método Estivill: el último eslabón de una larga cadena de doctrinas psicológicas y médicas hostiles a la infancia

Creative Commons License
This obra by mimosytta.wordpress.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Based on a work at mimosytta.wordpress.com.

“El cerebro del bebé”-Entrevista a Sue Gerhardt en “Redes”-TVE2

El programa completo se puede ver  aquí

Eduard Punset:

Tu mensaje principal es que la mejor manera de abordar las enfermedades mentales, incluso la delincuencia y la violencia en nuestra sociedad, es ocuparnos de los niños, algo que no hemos hecho adecuadamente.

Sue Gerhardt:

Bueno, mi mensaje principal es que hay que ocuparse de los bebés, y ahí estriba la verdadera dificultad, porque de alguna manera no logramos dar suficiente importancia a los bebés; hablamos de los niños, y muchos hablan de los niños pequeños, pero casi nunca se habla de los bebés. Y creo que la primera infancia es en realidad la base de la salud mental. Por eso debemos atender mucho más a lo que sucede en ese período.

Eduard Punset:

Porque dices que los primeros años tienen una importancia enorme.

Sue Gerhardt:

Crucial, sí.

Eduard Punset:

¿Por qué? ¿Por qué los primeros dos años?

Sue Gerhardt:

Los primeros dos años, y también el período en el útero, del cual yo no hablo en mi libro, pero que según los últimos descubrimientos desempeña un papel fundamental. Pero, ciertamente, desde el momento del nacimientohasta los dos o tres años, se desarrollan muchos sistemas importantísimos en el cerebro, especialmente los que utilizamos para gestionar nuestra vida emocional: la respuesta al estrés, por ejemplo. Los diferentes circuitos bioquímicos cerebrales en el cerebro superior, concretamente en la región orbitaria frontal, se empiezan a desarrollar en ese. Sigue leyendo

Estrés en la infancia. Por Linda Folden Palmer, D.C.

¿Qué causa estrés durante la infancia?. Las investigaciones psicológicas y de laboratorio en animales y bebés humanos nos dan varias pistas. Ciertamente, el dolor que proviene de condiciones médicas desafortunadas puede crear estrés. También lo puede crear el dolor proveniente de reacciones sensibles a la leche de fórmula o a los alimentos que “pasan” a la leche materna. El abuso físico y el descuido extremo provocan un elevado grado de estrés, pero los efectos de esos casos severos no son el objeto de este texto.

Incluso una separación de la madre por un corto espacio de tiempo conduce a un elevado nivel de cortisol en los niños, indicativo de estrés(1,2). De hecho, después de un día completo de separación, los cachorros de rata muestran una alteración cerebral de la organización de los receptores(3) químicos. Un estudio similar sobre ratas reveló que un día sin la madre doblaba el número normal de muerte de células cerebrales(4). Los hallazgos en animales demuestran que el aislamiento de la madre, la reducción de la estimulación por contacto físico y la retención de la lactancia materna tienen consecuencias bioquímicas permanentes en el cerebro. Correlacionando estos hallazgos con las investigaciones sobre comportamiento humano, encontramos qué acontecimientos conllevan a un estrés crónico y a sus consecuencias permanentes:

-Dejar llorar al niño sin atención ni afecto de los padres.

-No alimentar al bebé cuando está hambriento

-No reconfortar al bebé cuando está perturbado o acongojado

-Limitar el contacto físico durante la alimentación , a lo largo del día y durante las partes más estresantes de la noche.

-Bajos niveles de atención humana, estimulación, “conversación” y juego.

Cuando esto ocurre con regularidad, puede desembocar en liberaciones crónicas de altos niveles de hormonas de estés, así como bajos niveles de hormonas favorables. Todas estas prácticas vienen siendo promovidas durante el último siglo en forma de horarios planificados de comidas, “no malcríes al bebé”, alimentación con biberón y separación física de día y de noche.

Mientras que es evidente que la carga genética y las experiencias vitales influyen en el comportamiento, se ha demostrado que las experiencias durante la infancia tienen el más fuerte y persistente efecto en la regulación hormonal respuesta al estrés, y comportamiento adultos(5). Las investigaciones han demostrado que altos niveles de contacto físico temprano y grado de reacción maternal pueden mitigar la predisposición genética a reacciones extremas de estrés.(6)

La investigadora en biología psicología Megan Gunnar y sus colegas hicieron estudios en niños que confirmaron los hallazgos en las investigaciones sobre animales. En su trabajo, niños de tres meses que recibieron cuidados con alto grado de reacción produjeron menos cortisol. Asimismo, niños de dieciocho meses clasificados como poco apegados ( que recibieron un cuidado con menor grado de reacción) revelaron elevados niveles de hormona de estrés(7). Los mismos niños a los dos años de edad continuaron mostrando elevado niveles de cortisol y se mostraban más temerosos e inhibidos: de nuevo, los niños que habían recibido un menor nivel de sensibilidad maternal(8). Otras investigaciones han confirmado esos hallazgos(9). La Dra. Gunnar informa que el nivel de estrés experimentado en la infancia condiciona permanentemente la respuesta al estrés en el cerebro, lo cual afecta a la memoria, la atención y las emociones(10).

Cortisol y estrés

El eje HPA (hipotálamo – pituitaria – adrenocortical), una relación entre órganos específicos del cerebro y las glándulas adrenales, es el centro regulador de las reacciones de estrés. Mientras que varias hormonas dirigen las reacciones de estrés, a menudo en relación unas con otras y con algunas de ellas jugando más de un papel, el cortisol es probablemente la más típica de las hormonas de estrés. Esto es objeto de varios estudios recientes. Durante el estrés, las hormonas de estrés se liberan bajo el control del eje HPA. El cortisol puede elevar la presión sanguínea y las pulsaciones, incrementar el azúcar en sangre e interrumpir las funciones digestivas y renales. Las respuestas de norepinefrina y de cortisol están conectadas. Ambas se liberan en reacción a la excitación, el ejercicio y el estrés. Ambas incrementan las pulsaciones, el azúcar en sangre y la actividad cerebral. Se ha cuestionado cómo la segregación en oleadas de norepinefrina durante momentos de afecto, y de juego pueden promover el aprendizaje en los niños ( algunas personas pueden recordar cómo ocasionalmente memorizaron mejor bajo el estrés y la excitación del último minuto de estudio), así como la vinculación (puesto que se da vinculación entre niños y adultos cuando comparten actividades excitantes).

Sin embargo, la exposición crónica a estrés negativo causa niveles elevados crónicos de cortisol, en lugar de oleadas, que tienen un efecto positivo. Niveles elevados crónicos de cortisol en niños y los ajustes hormonales y funcionales que les acompañan, se muestran asociados con cambios permanentes en el cerebro que conducen a reacciones elevadas al estrés a lo largo de la vida, así como a presión sanguínea y pulsaciones elevadas(11). Esta respuesta elevada comienza muy temprano. Los niños expuestos regularmente al estrés ya muestran elevadas y más sostenidas liberaciones de cortisol en respuesta a las situaciones de estrés(12). Las liberaciones ocasionales de cortisol a lo largo del día pueden ser beneficiosas pero los niveles continuamente elevados de hormona de estrés en la infancia derivados de un ambiente estresante están asociadas con efectos negativos permanentes en el desarrollo cerebral. Algunas teorías de la evolución van más lejos y sugieren que las reacciones elevadas de estrés que aparentemente llevan a una conducta agresiva y a una pubertad temprana, sirven a un propósito, ayudando a la supervivencia de la especie durante las sequías, guerras y otras penalidades.

Los estudios demuestran que los niños que reciben afecto físico frecuente tienen menores niveles de cortisol(13), mientras que los estudios psicológicos sobre el apego revelan altos niveles de cortisol en los niños poco apegados(14,15). Las mujeres que dan de mamar producen niveles significativamente menores de hormona de estrés que aquellas que alimentan al niño con biberón(16).

Consecuencias del estrés infantil

Sin un contacto cercano regular con su cuidador, el niño no sólo sufre de unos niveles altos de hormonas de estrés, sino que además se beneficia en menor medida de las liberaciones de oxitocina y de otras influencias bioquímicas positivas. El entorno bioquímico impuesto en el cerebro infantil durante las fases críticas de su desarrollo, afecta de forma permanente(17) a la anatomía y al funcionamiento del cerebro. Un entorno bioquímico pobre en el niño, desemboca en una disminución de sus habilidades intelectuales, emocionales y de conducta para el resto de su vida.

Tal como se ha descrito, un cerebro desarrollado en un entorno estresante, sobre-reacciona ante las situaciones estresantes y controla de forma peor las hormonas de estrés a lo largo de su vida. Los niveles de cortisol y otras hormonas de estrés son habitualmente elevados en estos individuos. Cuando son adultos, pueden mostrar una conducta “tipo-A”, que está asociada con un alto riesgo de enfermedades cardiacas y diabetes. Un psiquiatra demostró que las consecuencias sobre la salud de los adultos que tuvieron una crianza emocionalmente restrictiva (alta presión sanguínea y elevados niveles de cortisol) se asemejan mucho a aquellos adultos que perdieron a sus padres en la infancia(18). Los efectos, sin embargo, van más allá de la presión sanguínea y de su manejo del estrés.

El hipocampo, una estructura importante en el aprendizaje y la memorización, es la zona del cerebro donde el desarrollo se ve afectado por los niveles de hormonas de estrés y de vinculación. El nivel de las hormonas de estrés que circulan en un niño afecta al número y tipo de receptores de dicha zona(19). También se ha demostrado que las células nerviosas del hipocampo se destruyen como consecuencia del estrés crónico y de niveles elevados de hormona de estrés, produciendo como consecuencia déficits intelectuales(20). Han podido demostrarse déficits de memoria y de aprendizaje espacial en ratas que sufrieron estrés prolongado durante la infancia(21). De forma similar, los niños con la puntuación más baja en los tests mentales o de habilidad motriz son aquellos con niveles más elevados de cortisol en su sangre(22).

El desarrollo prematuro de la pubertad también ha sido asociado a niveles significativamente altos de cortisol y de otros indicadores de estrés(23). Este estudio adicionalmente informa de que estos niños padecen más depresión, más problemas de comportamiento y puntuaciones de inteligencia más bajas. De nuevo, los estudios de laboratorio confirman plenamente los estudios psicológicos sobre el apego. Además, la pubertad prematura incrementa el riesgo de desarrollar cáncer.

En individuos que sufren desórdenes ansiosos, anorexia nerviosa y depresión, el exceso de producción de cortisol es un hallazgo importante(24). La sobre-secreción de hormonas de estrés también se ha visto implicada recientemente con la obesidad, la enfermedad de Alzheimer(25) y los síntomas de envejecimiento acelerado(26). Los estudios en animales han demostrado una debilitación del sistema inmunológico en las crías sujetas al estrés causado por la separación prolongada de la madre(27,28), lo cual coincide con el incremento de la incidencia de enfermedades demostrado en los niños criados con menos apego.

Los comienzos

Se ha escrito mucho acerca de los primeros momentos tras el nacimiento de un bebé. El niño ( si no está enteramente intoxicado por los medicamentos utilizados en el parto) tiene la carga necesaria de hormonas segregadas durante el parto para nacer bien despierto y alerta durante un corto espacio de tiempo. Durante este tiempo, tienen lugar la impronta inicial. Ya familiarizado con las voces de los padres, el bebé, quien puede distinguir los rostros de objetos y de otras partes del cuerpo, mantiene la mirada fija en los ojos de sus padres, como para grabar sus imágenes para toda la vida. Reconoce el olor del líquido amniótico, que es tanto un olor propio como de su madre. Su temprana programación guía su boca a buscar y encontrar un nuevo método físico de nutrición materna, y es inmediatamente atraído por el olor específico de los pechos de su madre, que ahora sustituyen al cordón umbilical. El recién nacido, que apenas es capaz de mantener la temperatura de su cuerpo, encuentra una ideal y confortable regulación de la temperatura en el contacto con el cuerpo cálido de mamá. Habiendo conocido tan sólo el confinamiento seguro en el útero, se siente cómodo en contacto con un cuerpo cálido o en la seguridad de los brazos, y llorará con fuerza, incómodo y ansioso si se le deja en una superficie dura y fría. Con el primer sorbo del alimento concentrado proveedor de anticuerpos y escuchando el familiar latido y los sonidos del cuerpo de su madre, el bebé pronto cae en un apacible sueño e incluso los ritmos de su latido y respiración se regulan por los ritmos maternos. Mientras duerme, sus primeros sorbos de calostro y su respiración establecen la flora saludable en el tracto digestivo, proporcionando defensas contra los microbios que le rodean.

Aunque no está todo perdido si la vida de un niño no comienza de esta manera, esta es la primera oportunidad de apego y la primera elección que hacemos respecto a la salud del bebé. Hay una larga vida por delante para los padres y el niño, y varias direcciones que puede tomar la familia. Mientras que el niño nace dotado por la naturaleza con la semilla de cierto potencial, el estilo de crianza de los padres, influirá en gran medida en la probabilidad de realización de dicho potencial en beneficio o detrimento del niño, su familia y la sociedad.

La vinculación

Las investigaciones acerca de la influencia de los métodos de crianza en los factores bioquímicos, demuestran que con una crianza sensible, el cuerpo produce sustancias que ayudan a que los padres se muestren cada vez más afectivos, cariñosos y vinculados a sus hijos y que los hijos estén estrechamente vinculados a sus padres. A lo largo del tiempo, esta vinculación deviene amor y respeto. Sin duda alguna, estas sustancias químicas se predisponen de forma permanente en el cerebro del niño hacia comportamientos positivos más adelante hacia el desarrollo de un fuerte y duradero apego. En cualquier caso, la mayor lección que extraemos de estos estudios es que mientras que la naturaleza tiene un plan muy bueno, fallar en su seguimiento puede derivar en resultados indeseables. En otras palabras, cuando los padres acatan su instintivo deseo de disfrutar de un contacto cercano con sus niños, alimentándoles de forma natural y respondiendo rápidamente a sus necesidades y deseos (que en el bebé son exactamente lo mismo) están desarrollando a futuros adultos responsables y sensibles. Desatender a un niño hace que los mensajeros químicos disminuyan rápidamente y, como resultado se cree un vínculo endeble y la crianza se torna algo arduo y poco exitoso. A su vez, el niño manifiesta los efectos del estrés. Además, las reacciones de estrés y otros comportamientos en el niño y el adulto que será, se ven permanentemente alterados. Otros aspectos del intelecto y de la salud también se pueden ver afectados.

El increíble, extenso e innato sistema humano de recompensas hormonales al contacto físico y emocional cercano, amoroso y consecuente entre padres e hijos y sus increíbles consecuencias, combinadas con los hallazgos de las investigaciones psicológicas acerca del apego, proveen de una abrumadora evidencia para reflexionar sobre la clase de crianza que planificamos para un niño, al menos para mí. Una vez oí a un anciano pediatra decir a una madre, con fuerte desaprobación porque su hijo le pedía, aferrado a ella, que le cogiera en brazos: “Todo comienza el primer día que le coges en brazos cuando llora”. Mi única respuesta a esto es: “En efecto, así es”