FlowRoom Las Palmas abre sus puertas

FlowRoom Las Palmas abre sus puertas en Las Canteras.

Os copio de su web su propia presentación:

El concepto de FLOW (fluir o flujo) ha sido desarrollado por el psicólogo Mihalyi Csikszentmihalyi, quien lo ha definido como “un estado en el que la persona se encuentra completamente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unas a otras sin pausa.”

Flowroom  es un espacio multidisciplinar y de encuentro, donde satisfacer tus deseos y dejar de pensar. Proponemos una oferta de actividades y posibilidades para el disfrute de los sentidos y de toda la familia en sus distintas etapas.

Te invitamos a acercarte a participar en nuestros talleres, charlas y desayunos, así como a proponer actividades que organizar en el espacio.

No dejes de visitar su web y/o su perfil de Facebookpara estar al tanto de todo lo que te ofrecen.

Como Promoción de bienvenida sortearán entre sus seguidores un cheque regalo de 100€ canjeable en Mimos y Teta-Tienda.

No pierdas la oportunidad de conocerles ysuscríbete a sus entradas para concoer todo lo que van a hacer por las familias de Gran Canaria.

Mimos y Teta seguro hará muchas cosas con ell@s.

Un abrazo Flow Room

«El 90% de los medicamentos se puede tomar durante la lactancia»

«Un niño alimentado con biberón tiene más riesgo de muerte que uno que es amamantado»

José María Paricio Talayero- Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Marina Alta de Dénia*

ANA MARÍA CAVERO

 

El pediatra José María Paricio, antes de la conferencia. Foto David Rodríguez

 

El pediatra José María Paricio, uno de los médicos españoles que más ha investigado sobre la lactancia, estuvo en Zamora para hablar sobre el tema durante una conferencia organizada por la Asociación de Apoyo a la Lactancia Materna de Zamora «Apego Lácteo».

-¿Que los niños que son amamantados sufran menos infecciones demuestra el poder inmunológico de la leche materna?

-Efectivamente, la leche materna está llena de defensas, que no son más que los anticuerpos que fabrica la mujer de todas las enfermedades que ha padecido, y que les vienen muy bien a los niños que tienen todavía su sistema inmunológico inmaduro. La leche materna protege especialmente de las infecciones respiratorias y gastrointestinales que son, en un 90%, las que más afectan a los bebés en su primer año de vida.

-¿La mortalidad es mayor en niños no amamantados?

-Un niño alimentado con biberón tiene más riesgo de muerte que uno que es amamantado. Esto es difícil de probar en un país como España donde el índice de mortalidad infantil es de cinco por cada mil pero, por ejemplo, en África donde muere uno de cada diez niños sí se ha demostrado claramente que la leche materna previene la mortalidad.

-¿A pesar de sus bondades se está perdiendo la cultura de la lactancia?

-Así es. Los humanos hemos actuado muy mal al descuidar una cultura milenaria, que ha sido fundamental para la supervivencia de la especie, y que hemos dejado de lado por intereses espurios. La clase sanitaria tiene mucha parte de culpa porque en torno al 1900 creyó que eran mejores los sucedáneos de la leche que en ese entonces se estaban creando y los prefirió a la leche materna dando lugar a un verdadero desastre. Pero hoy sabemos que los niños que toman biberón están mas desprotegidos y enferman más que los que se amamantan.

-¿Las asociaciones de mujeres, como es el caso de «Apego Lácteo» en Zamora, son las que están motivando un resurgimiento de la cultura de la lactancia?

-Definitivamente. Creo que cuando la lactancia salga del entorno médico y vuelva a la sociedad, a través de estos grupos de apoyo mujeres, las cosas mejorarán. Porque en cien años hemos creado una serie de rutinas hospitalarias totalmente falsas, como que hay que mamar cada tres horas cuando desde siempre se ha sabido que hay que alimentar al niño cuando tiene hambre, que han contribuido a destruir la cultura de lactancia.

-¿Han puesto las cosas más difíciles en lugar de facilitarlas?

-Claro porque hay mujeres que quieren amamantar pero les ponen tantas zancadillas diciéndoles cosas tan erróneas que al final acaban desistiendo. Y eso tiene que cambiar.

-¿Uno de los mitos creados es que no se pueden tomar medicamentos si se está dando de lactar?

-El noventa por ciento de los medicamentos se pueden tomar durante la lactancia y eso es algo que las madres desconocen porque hay tal desprecio hacia la lactancia que se aprovecha la más mínima excusa para quitarla. Se ha llegado a extremos como decirles a las mujeres que si están dando de lactar a sus bebés no pueden hacerse una depilación con láser . Por, ello, para luchar contra esta ignorancia, hemos creado la página http://www.e-lactancia.org donde las mujeres pueden consultar sus dudas.

-¿Qué recomienda usted para fomentar la lactancia?

-En el Hospital Marina Alta de Denia donde trabajo hemos conseguido un 85% de lactancia en la maternidad y lo hemos conseguido por no separar al recién nacido de su madre y tratando de interferir lo menos posible. Simplemente le decimos que cuando antes empiece a tomar pecho el crío mucho mejor. Además, promocionamos mucho los grupos de apoyo a la lactancia y al dar de alta a las madres las ponemos en contacto con otras mujeres que saben mucho de dar el pecho, mucho más que los propios médicos.

-¿Hasta que edad es recomendable dar de lactar?

-La organización Mundial de la salud recomienda la lactancia exclusiva hasta los seis meses. A partir de entonces se puede combinar la leche materna con los alimentos hasta los dos años o incluso hasta que la madre y el niño quieran.

-¿Sin embargo las mujeres que trabajan sólo pueden dar de lactar mientras dura la baja por maternidad?

-Lamentablemente es cierto que no tenemos leyes que favorezcan la cultura de lactancia. Deberían de apoyar más la lactancia materna, con mayor razón en una época de crisis como la que estamos viviendo, porque sería una buena inversión ya que se pierde mucho dinero con la lactancia artificial por las enfermedades que genera y porque hay que pagar esos botes de leche que son caros.

*Valencia, 1951
Doctor en medicina con la especialidad de Pediatría. En 2004 obtuvo un sobresaliente cum laude por su tesis doctoral sobre «Lactancia materna y hospitalización por infecciones en el primer año de vida» presentada en el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública del la Universidad Autónoma de Madrid. Actualmente es jefe de Pediatría en el Hospital Marina Alta de Dénia, Alicante. Es miembro del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría y miembro de la Asociación para la Salud Mental Infantil desde la Gestación

coordinador de la página web www.e-lactancia.org.

Relacionado:


Las 3 “C” de la Lactancia Materna

HAce mucho oí o leí que para que la Lactancia Materna funcione tienen que darse las 3 “C”:

  • Colocación

  • Confianza

  • Constancia

A lo largo de años de tratar con madres y bebés me doy cuenta de la verdad de esas palabras.

La mayoría de quienes abandonaron la lactancia tempranamente (antes de lo que hubieran deseado) fue por un problema en la colocación (posición del bebé, mal agarre, succión poco efectiva…) que les ocasionaba dolor (grietas, ingurgitación, mastitis, obstrucciones, etc).

Quienes llegan al 2º o 3º mes luego sufren la falta de las otras “C” de la Lm. En esa época el pecho deja de notarse hinchado y la madre asocia ese efecto a la falta de leche… deja de tener confianza en que es capaz de producir toda la leche que su bebé necesita y acaba introduciendo biberones de leche artificial (“ayudas”),  y ahí es donde empieza el círculo vicioso de ir produciendo cada vez menos  leche y aumentando por consiguiente la cantidad de leche artificial.

Desde fuera parece que no influye pero recordemos que nuestra generación de muejres hemos crecido oyendo cosas como estas:

  • Mi leche no engordaba
  • Mi leche era agua
  • A mí se me acabó la leche
  • Se me fue la leche por estrés, vuelta al trabajo, disgusto, etc…
  • Yo era de poca leche
  • En nuestra familia no somos de producir leche
  • A ver si tienes suerte… yo no la tuve y no pude amamantar
  • Mi niño se quedaba con hambre
  • Mi leche le sentaba mal
  • etc…

Y luego las consiguientes que vienen después de estas:

  • Con el biberón se crían igual
  • El biberón es mejor porque ves cuánto comen
  • El biberón es mejor porque tiene de todo (hierro y demás minerales)
  • El biberón es mejor porque yo me alimentaba muy mal y por consiguente mi leche era pobre
  • El biberón es mejor porque yo fumo (o bebo o tomo medicamentos o trabajo a turnos…)
  • El biberón es mejor porque así se lo da el papá y participa en su alimentación
  • Mi hijo se crió a biberón y está igual o más sano que el tuyo de teta
  • (y similares…)

Este tipo de frases son muy comunes, y lo que es peor, nos las dicen personas en quienes confiamos : madres, suegras, hermanas mayores, vecinas, pediatras, enfermeras, ginecólogas, matronas etc… Eso hace que tras 20 ó 30 años oyendo este tipo de mensajes lo único que sabemos de la Lactancia Materna  cuando nos enfrentamos a nuestra propia maternidad es que duele o que cuesta mucho o que es cuestión se suerte…

Si a eso le sumamos el hecho de que los niños de pecho sí suelen demandar más comida de noche que, en general, los de biberón… pues cuando no nos fallan las 2 primeras “C”, nos falla la 3ª, la Constancia...

Constancia necesaria cuando te dicen que los bebés comen en 10 minutos cada 3 horas y tú te ves con un recién nacido que prácticamente no suelta el pecho… o que mama y tras soltar el pecho 40 minutos después… a la hora te vuelve a pedir… o a las 2… pero a ti 2 horas te parecen demsiado poco… Y si tienes un bebé que mama a intervalos regulares desde el principio y no te pide antes de las 2 ó 3 horas y de pronto empieza a pedirte más… en vez de pensar: “Está pegando un estirón y necesita que produzca más leche, por eso mama más y más a menudo”, piensas: “se está quedando con hambre, no tengo leche suficiente… ya me lo había dicho mi madre…”

Quizás a esas 3“C” habría que sumarle una 4ª: Colaboración… de otras madres que amamantan, que te ayudarán en tus dudas, sea por falta de cualquiera de las 3 “C” primeras. Madres que revisaran la Colocación para que la mamada sea efectiva y sin dolor, madres que te darán Confianza por sus palabras y por su ejemplo, y madres que te demostráran que la Constacia merece la pena…

No dejes de buscar y acudir al grupo de apoyo a la Lm más cercano*

Grupo Apoyo a la Lm

Y si no tienes ninguno cerca, busca algún grupo de apoyo virtual en forma de foro o página web… No subestimes el poder de la 4ª “C”, a muchas de nosotras, ésa fue la que nos salvó nuestra lactancia.

“Dedicado a todas las voluntarias de grupos de poyo a la Lm y a los profesionales de la salud de verdad implicados en la promoción de la LM”

* Fedalma: Federación Española de Asociaciones de Apoyo a la LM

Creative Commons License
This obra by www.mimosyteta.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Based on a work at www.mimosyteta.com.
//

Método Kassing

En los casos en los que la lactancia materna exclusiva no es posible o en los que se está intentando relactar siempre recomendamos evitar tetinas y suplementar al bebé usando vasito, cucharita, jeringuilla, cuenta gotas, relactador, etc… Pero en el caso de que no sea posible y hay que utilizar biberón podemos intentar hacerlo de tal modo que el bebé no pierda el reflejo de succión usando el llamado método kassing.

Os copio la excelente explicación de la web Alba Lactancia Materna sobre el tema:

Si no hay  más remedio que suplementar con biberón. Si no hay otro método y hay que dar la leche al bebé por esta opción siempre es mejor utilizar el Método Kassing.

Este método recrea las condiciones  más parecidas al pecho, en cuanto a esfuerzo, estimulación y enganche se refiere. Ayuda a preparar al bebé para  la   vuelta al pecho.

Nos hace falta:

  • Una tetina base estrecha.
  • Que la tetina sea larga  (18 mm- 2cm): para estimular punto “S”  se encuentra entre el paladar blando y el duro.
  • Que la tetina sea blanda, así es  más  parecida al pezón.
  • Que sea de las clásicas, es decir,  de las redondas por todos los lados. Evitar las anatómicas puesto que no crean  una succión más fisiológica.
  • El niño debe estar sentado, en un ángulo de  90º No recostarlo imitando las posturas al pecho.
  • Hay que dar el biberón lo más horizontal posible para evitar gravedad y crear así un flujo más lento de leche que el bebé pueda regular.
  • Estimular el  reflejo de  búsqueda tocando las mejillas, los  labios la nariz y meter tetina entera cuando esté la boca bien abierta.
  • Es el niño el que controla la  velocidad y cantidad que desea tomar.
  • Dejar que haga 5-6 succiones y sacar de la boca como  el tapón de una botella de cava.
  • Iniciar de nuevo el proceso estimulando el reflejo de búsqueda, repetir hasta que el niño  se duerma o no quiera más leche.

Madre… hay más de una-Reportaje de TVE

Vivo en una zona donde hay personas de muchas nacionalidades… trato habitualmente con muchas personas del África subsahariana y del Magreb y veo cómo la gran mayoría abandonan sus prácticas habituales de dar el pecho a demanda y usar portabebés por el biberón y el carrito.

Me imagino que no hay una única razón para ese cambio y que les influye mucho el modo de vida y crianza mayoritario en occidente.

El caso es que una vez más el modelo que exportamos y “vendemos” deja mucho que desear. Conseguimos, como sociedad, que lo bueno que traen otros se quede por el camino y lo sustituyan por prácticas que suponen un paso atrás. Sustituyen un alimento sano, gratis, ecológico, igualitario, sostenible… por uno de mucha peor calidad, que cuesta un dinero que, sobre todo entre la población más desfavorecida, escasea, que hace a esos niños más vulnerables a enfermedades y más dependientes de medicamentos que no siempre podrán pagar.

Les convencemos que se necesita un carrito para criar a sus hijos “como se debe” en lugar de llevarlos cerca del cuerpo asegurándoles el contacto físico que tanto necesitan y tan fácil nos hace a las madres el compaginar su cuidado con el resto de tareas y trabajos.

En medio de ese marco, este documental nos muestra cómo muchas de estas madres venidas de todos los rincones del mundo, siguen escuchando su instinto, y amamantan, colechan y portean a sus bebés… a pesar de las opiniones opuestas.

Muy interesante la opinión de la doctora entrevistada que reconoce que el colecho, por ejemplo, es una práctica en aumento en nuestro país y que favorece la lactancia.

“Natural” versus “frecuente”

Mirad esta ilustración de Mamá de Lola:

Como siempre, me encantó… pero me sorprendí al encontrar este comentario en su blog, que os copio a continuación:

“Los dibujos son bonitos, pero no es natural que bebés mamen tanto tiempo- ya grandes! Yo le dí el pecho ha mi hijo un mes y fue suficiente, el creció mucho y está bien hermoso. Nunca se enfermó.”

Como soy un fueguillo cuando me tocan ciertos temas, no pude evitar responder… así que con el permiso de Mar voy a copiar aquí la respuesta que dí a esta mamá allí a modo de reflexión.

En un mundo en que nos venden como “natural” todo tipo de productos elaborados… resulta que el más natural de todos deja de serlo simplemente por prejuicios, porque es poco frecuente o porque no se publicita en TV.

Me gusta mucho el lenguaje porque creo que a veces la forma que tenemos de expresarnos dice mucho de nosotros… y creo que si en general, pensáramos un poquito antes de hablar… en lo que decimos y en su significado,  llegaríamos a las conclusiones correctas nosotros mismos… sin necesidad de oír argumentos provenientes de gente extraña.

Mi respuesta:

“Cuando dices que “no es natural que bebés mamen tanto tiempo ya grandes!”… querrás decir que no es “habitual” o que no es algo “generalizado”…pero que no es “natural”… Mira la definición de ese término según la RAE:

natural.

(Del lat. naturālis).

  • 1. adj. Perteneciente o relativo a la naturaleza o conforme a la cualidad o propiedad de las cosas.
  • 3. adj. Hecho con verdad, sin artificio, mezcla ni composición alguna.
  • 4. adj. Espontáneo y sin doblez en su modo de proceder.
  • 5. adj. Dicho de una cosa: Que imita a la naturaleza con propiedad.
  • 6. adj. Regular y que comúnmente sucede, y, por eso, fácilmente creíble.

Si te fijas la única acepción de esa palabra que cuadra con tu asombro es la 6ª…pero las otras no tienen nada que ver… De hecho vamos a analizarlas una por una:

  • 1.- La naturaleza del pecho es amamantar y la de las crías humanas ser amamantados hasta que ellos mismos se desteten.
  • 3.- ¿Hay algo más natural, veraz, sin mezclas ni artifico que la leche materna??? Porque me imagino que a tu bebé de un mes… le seguiste dando leche tras destetarlo ¿no?, ¿qué leche le diste? ¿de dónde provenía? ¿qué procesos químicos sufrió para adaptarla y que pudiera servir para alimentar a la cría de otra especie (la humana) que al nacer pesa unos 3kgs, cuando en origen está concebida para alimentar a terneros que pesan de 10 a 15 veces más?
  • 4.- Alimentarse cuando hay hambre es un acto espontáneo… y amamantar a un hijo cuando lo pide… también.
  • 5.- En la naturaleza, ningún animal se desteta para tomar leche de otra especie… Si vemos normal que los niños tomen lácteos toda la infancia e incluso en la adolescencia… ¿cuál es el problema de que tome la leche preparada específicamente por y para su especie?
  • 6.- En eso te doy la razón… hoy no es “natural” y corriente ver niños grandes amamantados… En ese sentido lo “natural” sería el biberón… pero ¿sabes? también es natural ver gente fumando y comiendo mal y haciendo poco ejercicio y mintiendo y robando y matando… y eso no significa que sean cosas a imitar…

Si alguien en esa escena de ver niños amamantados ve algo reprobable (como la “tita” de la viñeta) tendrá que plantearse seriamente el por qué de ese sentimiento… En esos casos el problema está en quien mira… ¿qué ves realmente que no encuentres natural??
Por otra parte me alegro que tu niño esté sano. El perjucicio de alimentar a toda una especie con un alimento no concebido para ella no se da en un sólo individuo… se verán los resultados a medio y largo plazo…

De todos modos, quienes fomentamos la Lactancia Materna no pretendemos convencer a quien no quiera… pero como es “natural” tampoco queremos que nos critiquen por elegir darles a nuestros hijos lo mejor… Porque en eso sí hay unanimidad: ¡ El pecho es indudable e indiscutiblemente lo mejor! Y mientras se sigan anunciando las bondades de los Guarroninos y Timomeles de turno… (lácteos derivados de leche de vaca) algunas seguiremos anunciando las bondades de la lactancia materna todo el tiempo que madre e hijo lo desen.
Un beso”

Por cierto… ahora se me ocurre añadir al comentario de la mamá de “le di un mes y fue suficiente”

suficiente.

(Del lat. sufficĭens, -entis).

  • 1. adj. Bastante para lo que se necesita.
  • 2. adj. Apto o idóneo.

…Que la única parte correcta en esa afirmación es la que tiene que ver con que le dio a su bebé lo idóneo, sin duda… porque desgraciadamente no le dio “bastante para lo que se necesita”… pero ese es otro tema ¿verdad?;-).

Creative Commons License
This obra by mimosytta.wordpress.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Based on a work at mimosytta.wordpress.com.

Uno de estos bombones fue envuelto en un baño público… ¿usted cuál comería?

Extractor lecheCasi todas las semanas en el grupo de apoyo a la lactancia tenemos alguna madre que pregunta por cómo compaginar la vuelta al trabajo con la lactancia… En nuestro país la baja maternal es de sólo 16 semanas… y paradójicamente todos los organismos de salud recomiendan que el bebé tome exclusivamente pecho al menos los primeros 6 meses de vida…Compaginar esas 2 realidades no siempre es fácil…

Este texto es en honor a todas esas madres trabajadoras que con esfuerzo logran sus lactancias exclusivas  a pesar de su reincorporación laboral inmoralmente temprana.

“Jueves 4 de diciembre, la sesion en el Palacio de la Legislatura de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires debia haber comenzado antes, pero hay previas de negociaciones y discusiones que demoran el comienzo.

Cuando por fin, a las 18 hs, los diputados entran al recinto, cada uno se encuentra en su banca, pegado al boton con el que deben votar las leyes, una hoja de papel con el logo de LLLI y dos bombones pegados, con una inscripcion que dice: “UNO DE ESTOS BOMBONES FUE ENVUELTO EN UN BAÑO PUBLICO, UD. CUAL COMERIA?”. Sigue leyendo

Aúpa-Por María Paula Cavana

“EN BRAZOS: la importancia del contacto físico y del apego

Biberones, chupetes, cochecitos, cómodos sillones regulables, adaptadores para el auto y la bicicleta, cunas transportables, desarmables, sofisticados accesorios con sonidos, colores, formas…sin duda alguna la industria ha diseñado todo tipo de implementos para transportar, alimentar, dormir, entretener y estimular a nuestros bebés.
En unas pocas décadas se nos han vuelto necesarios, imprescindibles. Se han ligado indisolublemente a la imagen del bebé sano y feliz. De algún extraño modo hemos conseguido que hoy, un bebé que no usa chupete, que toma el pecho o va en brazos de su madre sea la excepción y no la norma. Es tan inusual, que quienes optan por una crianza con apego y con respeto por las necesidades de los bebés, se ven amenazados por toda clase de teorías y condenas que aseguran que su hijo no está sano y que, de no intervenir a tiempo, las consecuencias serán muy graves.
Brazos, ¿hasta cuándo?
Sigue leyendo

Nos entrevistan en la radio por la Kedada de la “Red Canguro”

con la bandolera- Julio 2008Como sabéis este domingo celebraremos la Semana Mundial de la Crianza en Brazos con un encuentro de Portabebés y por ese motivo mandé una Nota de Prensa Informativa a diferentes Medios de Comunicación.

La emisora Radio Aventura Siglo 21 que emite desde Telde para toda Gran Canaria y Fuerteventura (y On-Line a todo el mundo), respondió ofreciéndole a la Red Canguro una entrevista en su programa “Al día”.

Ayer día 5 de noviembre tuvo lugar la entrevista en directo. Fue un rato muy agradable donde salieron a relucir temas relacionados como la lactancia prolongada y la necesidad de más contacto con nuestros hijos.

Gracias a un miembro de la RC (HAYBO), podéis oír gran parte de la entrevista aquí.

La emisora tiene también un periódico digital donde publicaron luego esta reseña a propósito de la entrevista:

“Red Canguro promueve el contacto directo con los bebés”

Agradezco personalmente a la emisora, a su director D. Carmelo Martín, al locutor Paco Pahino y en general a todo el equipo el buen trato que me dieron y la posibilidad de dar a conocer este mundo tan desconocido para tanta gente…

De seguro tendremos más ocasiones de colaborar.

Creative Commons License
This obra by mimosytta.wordpress.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Based on a work at mimosytta.wordpress.com.

La Lactancia Salvaje-Laura Gutman

La mayoría de las madres que consultan por dificultades en la lactancia están preocupadas por saber cómo hacer las cosas correctamente, en lugar de buscar el silencio interior, las raíces profundas, los vestigios de femineidad y un apoyo en el varón, en la familia o en la comunidad que favorezcan el encuentro con su esencia personal.

La lactancia genuina es manifestación de nuestros aspectos más terrenales, salvajes, filogenéticos. Para dar de mamar deberíamos pasar casi todo el tiempo desnudas, sin largar a nuestra cría, inmersas en un tiempo fuera del tiempo, sin intelecto ni elaboración de pensamientos, sin necesidad de defenderse de nada ni de nadie, sino solamente sumidas en un espacio imaginario e invisible para los demás.

Eso es dar de mamar. Es dejar aflorar nuestros rincones ancestralemente olvidados o negados, nuestros instintos animales que surgen sin imaginar que anidaban en nuestro interior. Y dejarse llevar por la sorpresa de vernos lamer a nuestros bebés, de oler la frescura de su sangre, de chorrear entre un cuerpo y otro, de convertirse en cuerpo y fluidos danzantes.

Dar de mamar es despojarse de las mentiras que nos hemos contado toda la vida sobre quienes somos o quienes deberíamos ser. Es estar desprolijas, poderosas, hambrientas, como lobas, como leonas, como tigresas, como canguras, como gatas. Muy relacionadas con las mamíferas de otras especies en su total apego hacia la cría, descuidando al resto de la comunidad, pero milimétricamente atentas a las necesidades del recién nacido.

Deleitadas con el milagro, tratando de reconocer que fuimos nosotras las que lo hicimos posible, y reencontrándonos con lo que haya de sublime. Es una experiencia mística si nos permitimos que así sea.

Esto es todo lo que se necesita para poder dar de mamar a un hijo. Ni métodos, ni horarios, ni consejos, ni relojes, ni cursos. Pero sí apoyo, contención y confianza  de otros (marido, red de mujeres, sociedad, ámbito social) para ser una misma más que nunca. Sólo permiso para ser lo que queremos, hacer lo que queremos, y dejarse llevar por la locura de lo salvaje.

Esto es posible si se comprende que la psicología femenina incluye este profundo arraigo a la madre-tierra, que el ser una con la naturaleza es intrínseco al ser esencial de la mujer, y que si este aspecto no se pone de manifiesto, la lactancia simplemente no fluye. No somos tan diferentes a los ríos, a los volcanes, a los bosques. Sólo es necesario preservarlos de los ataques.

Las mujeres que deseamos amamantar tenemos el desafío de no alejarnos desmedidamente de nuestros instintos salvajes. Solemos razonar, leer libros de puericultura y de esta manera perdemos el eje entre tantos consejos supuestamente “profesionales”.

Hay una idea que atraviesa y desactiva la animalidad de la lactancia, y es la insistencia para que la madre se separe del cuerpo del bebé. Contrariamente a lo que se supone, el bebé debería ser cargado por la madre todo el tiempo, incluso y sobre todo cuando duerme. La separación física a la que nos sometemos como díada entorpece la fluidez de la lactancia. Los bebés occidentales duermen en el moisés o en el cochecito o en sus cunas demasiadas horas. Esta conducta sencillamente atenta contra la lactancia. Porque dar de mamar es una actividad corporal y energética constante. Es como un río que no puede parar de fluir:  si se lo bloquea, desvía su caudal.

Dar de mamar es tener el bebé a upa, todo el tiempo que sea posible. Es  cuerpo, es silencio, es conexión con el submundo invisible, es fusión emocional, es locura.

Sí, hay que volverse un poco loca para maternar.

Laura Gutman

ROL DEL PADRE EN LA LACTANCIA-La Liga de la Leche

Para que exista la lactancia materna en la especie humana, en principio hacen falta por lo menos dos cosas, una madre dispuesta a ofrecer su “oro” blanco y un bebé. Bien, lo anterior es el mínimo indispensable, pero aún teniéndolo, puede que surjan dificultades que podrían impedir que la lactancia materna salga adelante con éxito, y que no transcurra todo lo bien que sería deseable. Estas dificultades las pueden vencer madre e hijo con empeño, información y un deseo firme de seguir adelante, pero todo es mucho más fácil y las probabilidades de éxito aumentan cuando existe la figura del “soporte”. Esta figura puede ser desempeñada por un familiar, una amistad o cualquier persona, e incluso no existir. Pero quien puede ejercer ese papel de una manera decisiva es el padre. El padre que ejerce como soporte es una figura principal junto con la madre y el hijo/a. Para que un padre sea el soporte ha de implicarse tanto en aspectos emocionales como dedicando el tiempo necesario que esta situación precisa. Si contamos con una madre, un hijo y un padre-soporte tenemos lo que se conoce como triángulo de la lactancia, que hará que las probabilidades de éxito de la lactancia aumenten considerablemente. El ser padre-soporte y formar un triángulo de la lactancia es algo que los padres no deberían dejar pasar y es una experiencia muy enriquecedora y placentera tanto a nivel individual, para todos sus miembros, como a nivel familiar.

Este documento está dirigido a todos aquellos padres o futuros padres cuyos hijos son o serán amamantados. Y por supuesto también está dirigido a sus parejas. Pretende dar una pincelada sobre el importante papel del padre en la lactancia materna, alejando los caducos estereotipos que lo sitúan fuera de todo lo relacionado con ella. Muestra el muy importante espacio que debe ocupar el padre junto a la madre y el lactante, en un papel principal y no secundario.

¿QUÉ PUEDE HACER EL PADRE-SOPORTE?

Antes de ver acciones concretas y más definidas, es importante señalar que cada caso es diferente, depende de cada bebé / niño, de cada familia y su entorno, etc. no hay dos iguales, unos son más demandantes y otros más relajados y además también depende del momento, ya que las necesidades son cambiantes, lo del mes pasado ya no vale para hoy. Por eso se ha dicho “puede hacer” en lugar de “tiene que”. Lo que se va a exponer a continuación es una orientación, y en cada caso, cada familia ha de encontrar su propia forma de hacer las cosas en cada momento. Una vez hecha esta aclaración, a continuación algunas sugerencias prácticas

. Labores domésticas: Es conveniente descargar a las madres de la mayoría de estas labores. Un ejemplo claro es con un recién nacido, la madre necesitará mucho tiempo, ya que la demanda es continua y es necesario que pasen mucho tiempo tranquilos y en intimidad para que la lactancia se establezca satisfactoriamente. En este caso, el padre se puede ocupar de lavar la ropa, de las comidas, de la limpieza doméstica, etc. Para estas tareas si es posible contar con ayuda externa, suele ser muy agradecida por todos.

Hijos mayores: El padre puede ocuparse de los hijos mayores para dejar tiempo y tranquilidad a la madre para dar el pecho, no se debe olvidar a estos hijos, que siguen necesitando atención y tiempo.

Tareas con respecto al bebé / niño: El padre no está excluido con respecto al cuidado del bebé. En la mayoría de los casos la madre estará casi todo el tiempo con el, pero poco a poco se irá abriendo más paso al padre. En la mayoría de los casos, el padre puede asumir desde el principio tareas como:

• El baño.

• Cargar al bebé / niño (en brazos o con ayuda de un porta- bebés como pueden ser: bandoleras, mochilas, un trozo de tela, etc.) Tanto de noche como de día, hay ocasiones en las que el bebé solo se calma si es sostenido en brazos, debido a que precisan un contacto constante. (ver consejos al respecto en el epígrafe final.)

• Cambios de pañal.

Es muy importante en todo lo anterior respetar el ritmo del bebé / niño, no forzar, si el bebé no acepta al padre en alguna de las tareas anteriores y reclama a la madre, se deben respetar sus necesidades, que la madre haga esas tareas no quita que el padre pueda colaborar, él podrá hacer otras cosas no relacionadas con el bebé o puede acompañar a la madre realizando estas tareas, así el nuevo hijo se va a acostumbrando al padre y poco a poco irá aceptándolo cada vez más.

Apoyo emocional a la madre: Cuando surgen obstáculos, es importante que el padre brinde mucho apoyo a su pareja, le será de gran ayuda. La madre puede enfrentar obstáculos en forma de presiones para dejar de amamantar, dudas sobre su capacidad para amamantar, agotamiento por noches (o días) de muchas tomas, demanda continua, etc. El apoyo y la comprensión brindado por el padre ha de ser firme y sin fisuras, esto será de gran ayuda para que juntos superen el problema. Recordemos que un problema en la lactancia es problema de los tres, no sólo de la madre.

INFORMACIONES Y ACLARACIONES ÚTILES PARA EL PADRE SOBRE LACTANCIA MATERNA Y OTROS ASPECTOS

A demanda

La lactancia es a demanda (existe mucha literatura al respecto), y hay momentos en que la demanda puede ser prácticamente continua. En estos momentos, no se trata de que el bebé / niño esté intentando separar al padre de su pareja ni nada por el estilo, simplemente lo necesita (enfermedad, necesidad de aumento de producción de leche, etc.). El papel del padre como soporte es permitir que la madre pueda dar esa atención y dedicación a las necesidades del hijo. Es importante mencionar que estas rachas pueden durar días o semanas, cada caso es diferente.

¿Hasta cuándo dura el periodo de lactancia?

Hasta que la madre y el bebé / niño lo deseen. La OMS (Organización Mundial de la Salud) y UNICEF recomiendan lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y junto con otros alimentos hasta más allá de los dos años.

Mi pareja no tiene leche

Los casos reales de este tipo son muy pocos. La mayoría de casos diagnosticados como tales, suelen ser en realidad casos de “posición incorrecta al mamar (lo cual suele provocar grietas en el pezón)”, o “bebé que demanda mucho pecho y/o contacto físico”, “crisis de lactancia”, u “otros problemas o dolencias que causan malestar en el bebé y este se consuela al pecho”, entre otros.

Si lo dice el doctor/a….

Hay personal sanitario que por desgracia no dispone de la formación adecuada sobre la lactancia. Buscar profesionales bien informados al respecto para tratar problemas o dudas sobre lactancia, es primordial para asegurar el éxito de la lactancia.

Mi madre, la vecina, otras personas lo hicieron así, y aquí estamos, así está bien

Nuestros padres pertenecen a generaciones que criaron a sus hijos con formula, la cultura y los conocimientos de la lactancia materna se han perdido y sus consejos, aunque bienintencionados, pueden llegar a arruinarla.

¡Quiero una solución ya!

El cuerpo humano no es una máquina. En lactancia las cosas por lo general no son inmediatas. Si se precisa, por ejemplo un aumento de producción de leche por parte del bebé, se sufrirá un crisis de lactancia, el bebé estará molesto unos días y demandando mucho pecho. Esto es así porque tiene hambre, pero eso no es malo y hay que darle su tiempo, en pocos días tanta estimulación, al estar mucho tiempo al pecho provocará un reajuste hormonal en la madre y la producción se adecuará a la nueva demanda, volviendo todo a la normalidad. Si hay un problema no se resolverá por lo general inmediatamente, poner remedio llevará tiempo e insistencia. No suele haber soluciones “mágicas”.

No tengo tiempo para ejercer como apoyo

El gran obstáculo que muchos padres encuentran es el trabajo, si es posible este se debería de minimizar al máximo en el número de horas extras, etc. (intentando ser lo más eficientes posibles en las horas obligatorias, por ejemplo). Las aficiones, hobbies, etc. pueden esperar y dejarse momentáneamente de lado. Con esto, normalmente, se logra un tiempo nada despreciable que dedicar a nuestra familia. Muchos hombres ven esto como un sacrificio o un castigo, pero no se trata de eso, se trata de una nueva etapa que se abre ante el padre, una etapa diferente que hace que se posterguen muchas cosas que les gusta, pero a su vez aparecen muchas otras maravillosas, simplemente es una etapa distinta. A muchos padres esta etapa les ha supuesto un cambio extraordinario y una gran evolución personal.

Grupos de apoyo

Los grupos de apoyo son de vital ayuda, para disfrutar de la lactancia materna con otras personas, para aprender mucho, para cuando hay problemas detectarlos a tiempo, ver posibles complicaciones que necesiten de personal más cualificado y si son problemas “normales”, para ver que no solo les pasa a ellos y es algo que ocurre a menudo (hay pequeñas cosas que se pueden hacer enormes cuando no se conocen las posibles soluciones) y también para devolver a la madre la confianza en si misma y en su instinto. Normalmente solo asisten las madres, eso no debería de ser así, si los padres pueden ir deberían ir, la lactancia también es cosa de ellos.

Cargar al bebé con ayuda de un porta bebé – Babywearing

Cargar un bebé / niño durante largos periodos de tiempo, puede ser algo muy fácil y cómodo si aparte de los brazos se utilizan elementos como bandoleras, mochilas, mei-tais, etc. Hay muchos elementos a disposición para facilitar la labor de cargar, y los padres, gracias a su mayor fuerza física, son candidatos ideales para cargar a los bebés / niños, haciendo una labor de soporte importante y disfrutando enormemente, pues esta actividad les permite un muy estrecho contacto con sus hijos en todos los aspectos.

Colecho (compartir el lecho con el bebé/s y/o niño/s)

Es una opción perfectamente válida, sólo hay que respetar normas básicas de seguridad (hay multitud de información al especto). Ayuda enormemente a que la madre pueda descansar mejor por las noches, posibilitando que las tomas nocturnas sean mucho más fáciles y cómodas. En definitiva, facilita la lactancia. No supone “malcriar”, ni es perjudicial. Tampoco ha de suponer un ataque a la intimidad de la pareja, los encuentros, por ejemplo, se pueden llevar a cabo en cualquier otro lugar de la casa mientras el bebé/s y/o niño/s duermen.

“Un biberón de leche artificial no es nada”

Muchas veces podemos oír que por un biberón de fórmula no pasa nada. Un biberón de fórmula puede ser el comienzo del final de una lactancia materna. Pero aparte de poder acabar con la lactancia materna, puede ser causa potencial de problemas. Su calidad es muy inferior a la leche materna y el sistema digestivo de un bebé es muy delicado e inmaduro, pudiendo producir en el futuro problemas de tipo alergénico (con un solo biberón puede ser suficiente), estreñimiento, obesidad u otros.

Igualdad de sexos

Esto se ha rozado anteriormente, pero una pequeña explicación o aclaración es conveniente. Igualdad en lactancia no supone hacer los dos lo mismo al 50%. Es evidente que la naturaleza hizo diferentes al hombre y a la mujer, no se puede luchar contra natura. La igualdad no se mide en clase de tareas sino en tiempo. Ejemplo: las noches, las tomas nocturnas están ahí, como el padre duerme “mejor” y sin interrupciones (si todo va bien) pues madrugará para llevarse al bebé/niño y dejar a la madre un rato más en la cama para compensar. Se trata de ser un equipo y de funcionar como tal (todos los miembros están igualmente implicados).

Intento ser soporte y parte del triángulo de la lactancia, pero mi pareja no lo acepta

Hay casos así, en los que son las propias mujeres las que asumen los estereotipos sexistas y machistas y no permiten a sus parejas ser parte del triángulo de la lactancia. Quizás deba intentar que lea este folleto y se de cuenta de lo mucho que pierden todos. En la mayoría de estos casos los padres acaban desentendiéndose del proceso lactancia-crianza, con lo cual se abre una gran brecha entre madre-hijo y padre.

Ayudas

Cuanto más demandante sea un lactante más útiles pueden ser. Por ejemplo, si es posible contratar o contar con ayuda para las tareas domésticas, puede ser muy útil y una gran inversión, ya que permitirán al padre y a la madre volcarse al bebé/niño.

Vacaciones

Es importante que el padre reserve vacaciones (tantas como pueda) para cuando nazca su hijo, casi con toda seguridad serán momentos muy demandantes por parte del bebé y todo el soporte del padre será necesario.

La Liga de la Leche