“Cuando una pareja pierde a su bebé”-por Cristina Silvente

Artículo publicado en www.ElConfidencial.Com

Cristina Silvente

EL SENTIMIENTO DE CULPA SE CONVIERTE EN UN LASTRE PARA LA MADRE

Cuando una pareja pierde a su bebé, pierde su proyecto de vida. (Corbis)

Actualmente se habla de estadísticas que cuentan que se pierde uno de cada tres embarazos, pero cuando a una mujer o a una pareja les pasa se sumergen en la desolación, el vacío y también el olvido, porque a ellos les ha tocado el 100%.

Cuando una pareja pierde su bebé de pocas semanas, no pierde un embarazo o un grupo de células, para ellos era SU bebé, su proyecto de vida, imágenes de futuro, planes, sueños. Y si fue el primer embarazo, pierden también su (primera) oportunidad de ser padres ¿Cómo es que no existe una palabra para denominar a los padres que pierden un hijo o una hija?

Es por esas razones que para ellos es tan fuerte escuchar frases que minimizan su dolor, que quieren quitar importancia, tratar de olvidar: “es algo normal”, “pronto volverás a estar embarazada”, “sois jóvenes”, “seguramente iba mal y es mejor ahora que más adelante”, “no te obsesiones”, “tienes que ser fuerte”. Pero ellas no olvidan. Estas palabras no hacen que se sientan mejor.

En su mayoría están de acuerdo que lo más doloroso es no tener apoyo social. Algunas incluso estaban de tan poco que apenas han tenido tiempo de dar la noticia del embarazo, cuando ya lo han perdido. Es “normal”, pero en realidad nadie sabe qué es normal: los sentimientos que suceden tras el aborto, la respuesta fisiológica del cuerpo, las señales de alarma…

Muchas son las emociones que invaden a la mujer: sorpresa, incredulidad, rabia, tristeza, soledad, desamparo, vacío. Pronto aparece el sentimiento de culpabilidad: ¿qué hice yo?, podría haberlo evitado, no debería…, debería haber…La mayoría de las veces no se sabe por qué pasó, y ello contribuye más al malestar, al desamparo, a la falta de control, a sentirse perdida.

En la vida en general el tema de la muerte y la pérdida siguen siendo tabú, desde pequeñitas vivimos apartadas porque los mayores creen que así es mejor. Pero no ver la muerte como parte de la vida, no saber qué se siente y qué es normal o cómo vivir una pérdida, eso sí es peor. No hablar de ello sumerge a las personas en el  dolor en silencio y, por ello, no tener la oportunidad de recibir apoyo y cobijo, de sentirse comprendidas.

En el plano físico, muchas veces la mujer que acude de urgencias o consulta pasa de manera pasiva toda una serie de procedimientos sin más información y sin conocer las consecuencias. La intervención en sí a veces puede llegar a ser más traumática que la pérdida. Las mujeres que son informadas, que pueden implicarse en el proceso, tienen mayor sensación de control y mejor adaptación y proceso de duelo.

Las mujeres deberían tener acceso a la información basada en la evidencia y saber qué recursos existen en caso de que pierdan el bebé que esperaban. A veces se tiene cierto reparo a hablar de ello en las preparaciones a la maternidad y la paternidad, en la consulta de la matrona o de ginecología. Pero, como dice M. Ángels Claramunt, autora junto a Mónica Álvarez, Rosa Jové y Emilio Santos de La Cuna Vacía, hablar de ello no provoca la muerte del bebé.

Más bien el contrario, saber qué ocurre después y qué se puede hacer, poder hablar abiertamente de ello, reduce el malestar, o al menos, no incrementa el gran dolor que ya se experimenta. Y puede que a nosotras no nos pase nunca, pero seguro que a alguna amiga, familiar o conocida sí y nuestro conocimiento sobre el proceso puede ser de gran ayuda. Una pareja que ha perdido su bebé de pocas semanas suele llevarlo mucho mejor acompañados por matronas o ginecólogas/os formados en duelo y/o con sensibilidad especial para estos casos.

Cada vez existen más asociaciones, proyectos, foros y webs entorno a la pérdida gestacional. Algunos de ellos son: Superando Un aborto, blog Duelo por pérdida gestacional y perinatal, Petits amb Llum, Umamanita o Siempre en el Corazón de El Parto Es Nuestro. En las respectivas webs existen más links y recursos. Hay diferentes opciones para diferentes necesidades, insuficientes todavía, pero cada vez van siendo más.

*Cristina Silvente. Psicóloga especializada en el ámbito perinatal y socia de El parto es nuestro. Es coautora del libro sobre pérdidas gestacionales tempranas Las voces olvidadas, de próxima publicación.

Diario para ti.

Quiero compartir un relato que me ha enviado una amiga… es el diario de una ilusión, de cómo se recibe a un ser esperado y cómo se sufre al despedirlo tan pronto…

Muchas personas me siguen diciendo si hablar de nuestros niños perdidos no nos hace daño… si no es mejor olvidarlos… y como ya he comentado otras veces no es así… Todos honramos en cierto sentido o forma a nuestros seres queridos muertos… quizás no construímos pirámides funerarias como los faraones… o quizás no lo hacemos porque no tenemos los medios… pero todos queremos recordar a los que una vez pasaron por nuestra vida y fueron importantes. Pues nada hay más importante para unos padres que sus hijos… ¿por qué vamos a dedicarles menos atención y menos recuerdos? ¿Sólo porque fueron muy pequeños e invisibles a los demás??’

Madres que deciden como mi amiga poner palabras a su dolor y elaborar un ritual de duelo sobrellevan de forma más serena la pérdida…

Si alguna de vosotras (perdonad que hable en femenino… por supuesto los padres también viven el proceso) en estos momentos se da cuenta que no le dedicó en su día el tiempo necesario a su bebé, a despedirlo como era debido y a elaborar su propio ritual de duelo… sabed que nunca es tarde. Sé por experiencia que situaciones traumáticas “guardadas” o ignoradas no se curan… y la muerte de un hijo, ocurra cuando ocurra es la situación más dramática que unos padres pueden sufrir.

Os animo a leer “La Cuna Vacía”... seguro que os va a servir de ayuda en este proceso.

Gracias a Maica por su generosidad al compartir algo tan íntimo.

Diario de ti

25 de Enero 2009

Hola cariño, soy mamá, por fin me he decidido a escribirte para irte contando como me siento: Feliz, inmensamente Feliz de saber que estás creciendo dentro de mí.

Pero déjame que empiece por el principio: Sigue leyendo

Siempre en el corazón…

La página de El Parto es Nuestro es un referente para quienes nos interesamos en temas relacionados con partos respetados. Cuando yo conocí esa web ya había pasado por un parto traumático y mi primera impresión al leer toda la información que daban allí y leer los testimonios de otras madres fue pensar: ¡Qué nombre tan bien elegido tiene esta Asociación!”  Porque muchas nos sentimos así… que nos habían robado nuestro parto y que queríamos luchar por hacer de parir lo que es en realidad… algo nuestro…

Desde entonces he hablado de esta web y de su labor a casi toda mujer embarazada que ha llegado hasta a mí preguntando… aunque preguntara por otra cosa…

Curiosamente hay un apartado en esa web que nunca pensé que fuera a recomendar nunca… de hecho no recuerdo haber leído esas historias con calma hasta hace bien poco… Se trata del apartado “Siempre en el Corazón”. Rincón destinado a dar a conocer esos otros partos de los que se habla tan poco… esos testimonios que son doblemente dolorosos, porque en un parto “malo” el hijo ayuda a superar el trauma… pero en un aborto involuntario… no hay bebé que abrazar y que mitigue esa sensación…

En ese apartado, desde hace unos días se encuentra nuestra historia: “Llorar la pérdida de un hijo… aunque se trate de mi hijo no nacido”

Como me ha escrito hace poco una compañera “virtual”, a veces entre las propias madres que han sufrido la muerte gestacional o perinatal hacemos distinciones entre un dolor y otro por la edad del bebé perdido… Ojalá conocer más historias así nos ayude a darnos cuenta que el cariño  y la pena no se miden por el tamaño de un hijo, y entre todos consigamos que se trate a esas criaturas con todo el respeto que se merecen… y a los padres con la empatía que necesitamos.

Curiosamente en el parto de Iker estuve rodeada de gente extraña, no noté que salió (ya tenía epidural) y los primeros en tocarle fueron otras personas… con Altair estaba sola (como quería), noté cómo salió de mi cuerpo y la puede tocar y mirar en intimidad… la lloré a solas, la limpié, la traté con todo el cariño que supe y pude… al final ese parto fue más mío que el otro…
Creative Commons License
This obra by mimosytta.wordpress.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Based on a work at mimosytta.wordpress.com.