“Cuando una pareja pierde a su bebé”-por Cristina Silvente

Artículo publicado en www.ElConfidencial.Com

Cristina Silvente

EL SENTIMIENTO DE CULPA SE CONVIERTE EN UN LASTRE PARA LA MADRE

Cuando una pareja pierde a su bebé, pierde su proyecto de vida. (Corbis)

Actualmente se habla de estadísticas que cuentan que se pierde uno de cada tres embarazos, pero cuando a una mujer o a una pareja les pasa se sumergen en la desolación, el vacío y también el olvido, porque a ellos les ha tocado el 100%.

Cuando una pareja pierde su bebé de pocas semanas, no pierde un embarazo o un grupo de células, para ellos era SU bebé, su proyecto de vida, imágenes de futuro, planes, sueños. Y si fue el primer embarazo, pierden también su (primera) oportunidad de ser padres ¿Cómo es que no existe una palabra para denominar a los padres que pierden un hijo o una hija?

Es por esas razones que para ellos es tan fuerte escuchar frases que minimizan su dolor, que quieren quitar importancia, tratar de olvidar: “es algo normal”, “pronto volverás a estar embarazada”, “sois jóvenes”, “seguramente iba mal y es mejor ahora que más adelante”, “no te obsesiones”, “tienes que ser fuerte”. Pero ellas no olvidan. Estas palabras no hacen que se sientan mejor.

En su mayoría están de acuerdo que lo más doloroso es no tener apoyo social. Algunas incluso estaban de tan poco que apenas han tenido tiempo de dar la noticia del embarazo, cuando ya lo han perdido. Es “normal”, pero en realidad nadie sabe qué es normal: los sentimientos que suceden tras el aborto, la respuesta fisiológica del cuerpo, las señales de alarma…

Muchas son las emociones que invaden a la mujer: sorpresa, incredulidad, rabia, tristeza, soledad, desamparo, vacío. Pronto aparece el sentimiento de culpabilidad: ¿qué hice yo?, podría haberlo evitado, no debería…, debería haber…La mayoría de las veces no se sabe por qué pasó, y ello contribuye más al malestar, al desamparo, a la falta de control, a sentirse perdida.

En la vida en general el tema de la muerte y la pérdida siguen siendo tabú, desde pequeñitas vivimos apartadas porque los mayores creen que así es mejor. Pero no ver la muerte como parte de la vida, no saber qué se siente y qué es normal o cómo vivir una pérdida, eso sí es peor. No hablar de ello sumerge a las personas en el  dolor en silencio y, por ello, no tener la oportunidad de recibir apoyo y cobijo, de sentirse comprendidas.

En el plano físico, muchas veces la mujer que acude de urgencias o consulta pasa de manera pasiva toda una serie de procedimientos sin más información y sin conocer las consecuencias. La intervención en sí a veces puede llegar a ser más traumática que la pérdida. Las mujeres que son informadas, que pueden implicarse en el proceso, tienen mayor sensación de control y mejor adaptación y proceso de duelo.

Las mujeres deberían tener acceso a la información basada en la evidencia y saber qué recursos existen en caso de que pierdan el bebé que esperaban. A veces se tiene cierto reparo a hablar de ello en las preparaciones a la maternidad y la paternidad, en la consulta de la matrona o de ginecología. Pero, como dice M. Ángels Claramunt, autora junto a Mónica Álvarez, Rosa Jové y Emilio Santos de La Cuna Vacía, hablar de ello no provoca la muerte del bebé.

Más bien el contrario, saber qué ocurre después y qué se puede hacer, poder hablar abiertamente de ello, reduce el malestar, o al menos, no incrementa el gran dolor que ya se experimenta. Y puede que a nosotras no nos pase nunca, pero seguro que a alguna amiga, familiar o conocida sí y nuestro conocimiento sobre el proceso puede ser de gran ayuda. Una pareja que ha perdido su bebé de pocas semanas suele llevarlo mucho mejor acompañados por matronas o ginecólogas/os formados en duelo y/o con sensibilidad especial para estos casos.

Cada vez existen más asociaciones, proyectos, foros y webs entorno a la pérdida gestacional. Algunos de ellos son: Superando Un aborto, blog Duelo por pérdida gestacional y perinatal, Petits amb Llum, Umamanita o Siempre en el Corazón de El Parto Es Nuestro. En las respectivas webs existen más links y recursos. Hay diferentes opciones para diferentes necesidades, insuficientes todavía, pero cada vez van siendo más.

*Cristina Silvente. Psicóloga especializada en el ámbito perinatal y socia de El parto es nuestro. Es coautora del libro sobre pérdidas gestacionales tempranas Las voces olvidadas, de próxima publicación.

Los “Otros” Retratos

La primera vez que me enteré de esta práctica de hacer fotos de cuerpos muertos (incluídos bebés y niños) fue en la película de Alejandro Amenábar “Los Otros”.

Lo que en principio podía parecer una práctica “macabra” me parecio con el tiempo una forma lógica de tener un recuerdo de los seres queridos que nos dejan.

En un mundo en el que las cámaras de fotos y vídeo son algo corriente igual no entendemos la sensación de vacío  que quedaba tras la muerte en una época en la que un retrato era un lujo. Por eso muchas familias invertían en esa última foto que les ayudase a tener un recuerdo material del ser querido.

Podría parecer que hoy en día esta práctica no tiene cabida, ya que como he comentado, todos tenemos posibilidad de hacer fotos y vídeos en cualquier momento. Cuando muere un familiar de seguro tenemos muchos recuerdos en forma de imagen o vídeo de esa persona… pero eso no es así siempre… no en el caso de las muertes de bebés durante la gestación, parto o postparto inmediato.

Si esto nos sucede de seguro a nadie se nos ocurriría “de motu-propio” tomar una foto del cuerpecito de nuestro bebé para recuerdo…

Estamos acostumbrados a “tapar” estos sucesos como si no hubieran ocurrido, y esa idea choca frontalmente con la necesidad tiempo después de un recuerdo de ese ser para nuestro proceso de duelo.

Yo tuve la suerte de que mi querida matrona me mencionara con mucho tacto y delicadeza  esa posibilidad… la de tomar una foto de mi bebé si quería…No sabéis cuánto he agradecido esa conversación y que me mostrara un camino (que podía tomar sólo si quería) que de otro modo hubiera sido imposible tomar después. Y no sabéis cuántas madres me han expresado la pena de no haber visto siquiera a su bebé, unas veces porque ellas pensaban que era mejor así y otras porque todo su  entorno les hizo creer eso mismo. La muerte en esas circunstancias sigue siendo un tema tabú. Afortunadamente cada vez más especialistas en duelo nos aconsejan lo contrario… para despedir al ser que no está antes hay que haberlo visto y reconocido.

Al hilo de esto buscando enlaces sobre el tema de la “Pérdida del bebé” para el blog encontré la ONG “Now I Lay Me Down to Sleep” (Ahora me acuesto a dormir) y he encontrado tanto respeto y cariño en esta labor totalmetne altruísta que he querido compartirlo con vosotros.

Os copio un artículo que he encontrado publicado en español sobre su trabajo y os copio el enlace a otro artículo relacionado de El País: “Retratos para la Eternidad”

Artículo publicado originalmente en MinutoUno.com

Un duelo muy particular: parejas se fotografían con bebés muertos

Se sabe, hay algo que el lenguaje no puede nombrar. Quien pierde un padre es huérfano y quien ya no tiene a su pareja es viuda o viudo. Pero no existe palabra para referirse a los padres a los que se les muere un hijo. Y quienes sufren la muerte de un bebé o se transforman en padres de un nacido muerto no sólo deben atravesar esa experiencia, también deben enfrentar la escasez de recuerdos producto de la poca vida de ese hijo que no fue.

Algunos vuelven del hospital a sus hogares con un mechón de pelo o una imagen tomada de apuro por una enfermera. La iniciativa de “Ahora me acuesto a dormir” (Now I Lay Me Down to Sleep), una ONG de Estados Unidos, les permite contar con fotografías hechas en tener por profesionales para ayudarlos a sobrellevar el duelo. Sigue leyendo

Ya estoy por aquí…

Pues eso… que ya hemos vuelto de nuestro viaje, corto pero intenso…

Quería agradecer a todas las que me habéis dejado mensajes de apoyo en el blog o por correo electrónico…

Y deciros que aunque siempre me refiero a mis “niñas de Rc” como mis amigas especiales que tanto me apoyan no me olvido que aquí también tengo una red de mamis que habéis estado ahí cuando he necesitado…

En estos días recibí un correo especial de una amiga a la que quizás hice sentir mal sin querer cuando ha leído lo que he ido escribiendo en estos meses desde que sufrí el aborto…  En esos desahogos escritos me he quejado muchas veces de cómo me he sentido sola en mi dolor por parte de mi entorno más cercano… evidentemente no es general, también he “redescubierto” a nuevos amigos que sorprendentemente me han mostrado una empatía que los viejos amigos no han sabido… y no es un juicio en el sentido de que no les culpo, porque sé que sencillamente la mayoría de las personas no saben cómo reaccionar ni qué hace sentir bien o mal a quienes vivimos esta amarga experiencia… Por eso lo escribí… para desahogo personal y para que quien me lea sepa, llegado el caso, cómo actuar (o cómo no) ante estas situaciones.

Desgraciadamente, por pura estadística, seguiremos teniendo madres que pierden sus bebés, la mayoría de estos abortos ocurrirán antes de que la madre se sepa embarazada, pero muchos otros causarán tanto dolor como a nosotros la pérdida de nuestra niña… Sólo pretendo que si nos cruzamos en la vida de estas familias, no añadamos sufrimiento por nuestras palabras dichas sin pensar o por nuestra retirada, que a veces se entiende como frialdad o indiferencia.

Yo tengo la suerte de comunicarme con muchas personas… eso me ayuda a no aislarme ante la sensación de abandono que te crea que algunos familiares y amigos íntimos te traten el tema de una forma no adecuada, pero no es el caso de otras muchas personas. Algunas sólo tienen apoyo de su entorno y cuando éste falla, la sensación de vacío es enorme. He recibido comentarios en el blog de madres a las que las han hecho sentir “locas” por no seguir adelante como si nada hubiera pasado, que se han sentido “bichos raros” por desear hablar de su criatura perdida cuando todo el mundo se empeña en lo contario… Por esas personas también escribo estas cosas… para que no se sientan así, por eso a veces soy dura con quienes se muestran fríos o distantes… En este proceso bastante tenemos los padres para recomponernos y seguir adelante con nuestras vidas, como para preocuparnos por el hecho de que a los demás les  “incomode” nuestro dolor… Lo siento por ellos, pero no vamos a reprimir lágrimas, no vamos a dejar de bsucar quien nos acompañe en el duelo… y si eso significa estar “raros” y buscar otros apoyos… pues eso haremos, y si son amigos de verdad… igual un día se acercan y nos abrazan sin más… o como esta amiga, nos habla desde el corazón y nos dice sencillamente que lo siente, no pedimos más… ni menos.

Un abrazo

Ola de luz

Sumándome a la iniciativa dada a conocer por Umamanita,  os copio su propuesta para recordar a los bebés que han muerto durante el embarazo, parto o poco después de nacer:

15 de Octubre: Ola de Luz Internacional 2009

Nos gustaría volver a invitarte a participar en “la ola de luz” global de este año.
Enciende una vela de 19 a 20hrs y así recordamos a todos los bebés que han muerto durante el embarazo, durante el parto
o después de nacer.
Se puede realizar en grupo o individualmente, en casa o en un sitio público; formarás parte de una ola de luz global en memoria de todos los bebés que iluminaron nuestras vidas durante su corto tiempo con nosotros.

En Las Palmas de Gran Canaria algunos padres se darán cita en la playita de San Cristóbal a esa misma hora…

Yo no podré ir porque esta tarde se reúne el grupo de apoyo a la LM.. pero me sumo de corazón a lo que contribuya a recordar a nuestras criaturas y nos ayude a sobrellevar el dolor de no tenerlos con nosotros.

Todas las culturas tienen ritos funerarios que no son sino un modo de honrar de algún modo la memoria de quien ya no está  y de una forma u otra ayudan en el proceso de duelo… Nuestros pequeños bebés no merecen menos y los padres que los hemos perdido tampoco…

Un abrazo


UMA.MANITA

Apoyo para la muerte perinatal & neonatal

15 de Octubre: Ola de Luz Internacional 2009

Nos gustaría volver a invitarte a participar en “la ola de luz” global de este año.
Enciende una vela de 19 a 20hrs y así recordamos a todos los bebés que han muerto durante el embarazo, durante el parto
o después de nacer.
Se puede realizar en grupo o individualmente, en casa o en un sitio público; formarás parte de una ola de luz global en memoria de todos los bebés que iluminaron nuestras vidas durante su corto tiempo con nosotros.

Globos para el Recuerdo.Semana Internacional de la concienciación y conmemoración de la pérdida de los bebés durante y después del embarazo.

9 al 15 de Octubre:
Semana Internacional de la concienciación y conmemoración de la pérdida de los bebés durante y después del embarazo.

globos

10 de Octubre:
Este año Umamanita quiere celebrar la luz que nos traen nuestros bebés; Por ello haremos una reunión el 10 de octubre donde ofreceremos una merienda y soltaremos globos con mensajes para los bebés que han tocado nuestras vidas. Esta reunión está abierta a todo el mundo, no sólo a aquellos que habéis perdido un bebé en la familia.
A su vez intentaremos recaudar dinero para el proyecto de publicar una libreta para entregar a los padres en los hospitales con espacio para crear recuerdos de su bebé, huellas, mechón de pelo, brazalete del hospital etc.
Os pedimos confirmación ya que es necesario para la merienda y los globos.
Si quieres más información no dudes en preguntarnos.

Para siempre en el corazón

Gracias a Lidia que me ha dejado un comentario en el blog he conocido la existencia de este grupo de apoyo para padres y madres que han perdido un hijo.

Desde que sufrí la muerte de mi niña me he planteado la necesidad de este tipo de grupos, al igual que existen grupos para el apoyo a la lactancia materna o para superar un parto traumático.

Si una lactancia o parto idealizado fracasa, casi siempre el hecho de tener a nuestro bebé cerca y bien nos consuela… pero ante un aborto o muerte peri o neonatal… no hay bebé que nos ayude a superar lo ocurrido… y eso sigue sin entenderlo la mayoría de la gente… Sigue leyendo

Un paso atrás…

Dibujo de Leonardo da Vinci Ya ha pasado más de un mes… y de repente estos días he vuelto a sentir mucha angustia, tristeza, sentimiento de culpa… y algo nuevo… dolor por el olvido temprano…

Sé que es una percepción mía, que la gente no me saca el tema para no hacerme daño, porque no saben qué más (o qué menos) decir, pero que se evite el tema me duele… Prefiero llorar por hablar de mi niña a que se ignore… Es como si le fallara… como si no hubiera sido lo bastante importante, o lo bastante grande para que se la recuerde más de 1 mes…  Nadie la vio, nadie la conoció, no saben cómo era… no tienen nada que recordar. Repito que no es una crítica a nadie… es como lo siento… Es cierto que vuelvo a llorar dependiendo en qué circusntancias si hablo de ella… pero esas lágrimas son sanadoras…

Hay un refrán que dice: “No hay mayor desprecio que no hacer aprecio”, ¡cuánta razón lleva!

En estas semanas he leído mucho sobre abortos espontáneos… me imagino que buscando una razón que me ayudara a quitarme el sentimiento de culpa por si algo de lo que hubiera hecho o dejado de hacer hubiera sido la causa de la muerte de mi nenita… Y me consuela saber que estos sentimientos son normales… no son generales, porque cada persona vive este proceso de distinta forma, pero no soy la única. Sigue leyendo